Por Denisa Andreaa Tudor

 

El pensamiento dualista (conmigo/contra mi, ganador/ perdedor, mi equipo/ el «otro» equipo…) es lo que Gandhi trascendió a través de la sinergia y dio como resultado: la no violencia creativa.Lo que vemos determina lo que hacemos y lo que hacemos determina los resultados que logramos.Para poder ver al otro, tienes que ser capaz de verte a ti mismo, saber quién eres, no quedarte absorto en cómo te definen los demás, la cultura, la familia, la profesión, etc. Cuando compartes ciertas creencias con un ambiente u otras personas, no quiere decir que eres eso. Eres tú mismo. Un Ser Humano con una personalidad reflexiva, independiente, creativa. Al confundirte con tu imagen, pierdes de vista el espíritu, el alma… te pierdes a ti.El otro es un Ser Humano completo, igual que yo y merece ser tratado con dignidad, respeto.
Tu humanidad y la humanidad del otro están completamente unidas y vinculadas.Para poder establecer una relación sinérgica con el otro, para poder ir más allá del conflicto, de la violencia, no podemos estereotipar al otro porque eso significaría eliminar lo que nos hace únicos.
Otro término para estereotipar es deshumanizar, es reducir al otro a un objeto (es un egocéntrico, es una personalidad tipo X, es malvado, es ambicioso, es agresivo…)
El otro es algo más que un símbolo de la oposición, tiene sus dones, talentos, sabiduría y puntos de vista diferentes.
Al deshumanizar al otro nos deshumanizamos a nosotros mismos porque nuestra humanidad está vinculada a la humanidad del otro.
El secreto de la no violencia: ¡¡¡aquello que vemos, es aquello que miramos!!!
El secreto para aprender a ver: ¡¡¡la meditación!!!
El secreto para aprender a meditar: ¡¡¡las enseñanzas de Master Choa Kok Sui!!!